BERT HELLINGER

La Diferenciación De Las Conciencias

BERT HELLINGER

Traducción del alemán al portugués por Tsuyuko Jinno-Spelter.

Revisión: Wilma Costa G. Oliveira. Adaptado de acuerdo con el articulo enviado por Bert Hellinger el día 10/10/2007.

Traducción del portugués al español: Marly Aparecida Ferreira de Assis. Revisión: Teresa Muñoz Sebastián.

 

A mis amigos,

Queridos amigos y personas que apoyan las Constelaciones Familiares,

Muchos de ustedes no han tenido la oportunidad de conocerme personalmente. Han aprendido a aplicar las Constelaciones Familiares a partir de muchas otras personas competentes que les han formado. Esas  personas les introdujeron en los insigthsbásicos que han hecho este trabajo posible y obviamente ustedes han ayudado bien a muchas personas a partir de ahí.

Mientras tanto, yo me he movido por muchos caminos llevado por insigths adicionales que me han capacitado para ampliar este enfoque y para ayudar a otros de nuevas maneras y con resultados de mayor alcance.

(Seguir leyendo…)

La Paz

BERT HELLINGER

Traducido por Manuel Zapata, Sevilla.

¿Qué significa la paz?

  • Que se una aquello que antes estaba en contraposición,
  • Que se reconozcan mutuamente los que antes se excluían el uno al otro.
  • Que aquellos que antes se reprimían, herían, declaraban la guerra e incluso llegaban a querer exterminarse unos a otros, lloren ahora juntos por las víctimas de ambas partes y por el daño que se han hecho mutuamente.

¿Qué consigue la paz?

Que aquellos que se habían alzado sobre otros, considerándolos inferiores u hostiles, los reconozcan y acepten como iguales con los mismos derechos. Una vez alcanzado esto se aceptan los unos a los otros, sin dejar de reconocer lo que es diferente y lo que hay de especial en cada uno y todos están dispuestos a dar y tomar.

(Seguir leyendo…)

¿Qué Hacer Después De Una Constelación?

BERT HELLINGER

Las Constelaciones actúan, cuando uno las deja exactamente de la manera en que las vio. Es una imagen espacial y atemporal, de las profundidades y tiene su fuerza cuando uno lo deja tal cual. Cualquier discusión sobre su contenido destruye la imagen.

Lo mismo se aplica cuando uno acaba de trabajar, alguno del grupo se le acerca después a preguntarle: ¿cómo te ha ido?, ¿qué harás ahora? Lo que están haciendo es picotear su alma. Es fatal, invadir de esta manera el alma de otra persona como si tuviéramos el derecho de hacerlo. Ninguna persona tiene el derecho de hacerlo. Tampoco sirve intentar consolarlo. La persona es fuerte. Quien intenta consolar, es débil. Este es en realidad quien no soporta el dolor del otro. Porque en el fondo no quiere consolar al otro, sino que utiliza al otro para consolarse a si mismo.

No hay que interferir. Y eso es válido para todo este trabajo.

La persona misma tampoco debe actuar inmediatamente. Así no funciona. La imagen tiene que descansar en su alma. A veces durante mucho tiempo, quizás medio año o más. Y uno no hace nada para cambiar. Las imágenes ya actúan, simplemente estando. Y al cabo de un tiempo en el alma se reúne la fuerza necesaria para hacer lo correcto. Aquello que es correcto y bueno será diferente de lo que uno ahora acaba de ver. El alma de la persona sabe mucho más todavía y al final uno sigue a su propia alma y así tiene la plena fuerza.

Por tanto no sigue ni al terapeuta ni tampoco a esta imagen. Uno sigue a su alma. Pero esta imagen ha impulsado algo en su alma que posteriormente hace posible el actuar.

Así hay que manejar estas imágenes.

 

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeCheck Our Feed