Pilar Feijoo Portero. Impacto Educativo De Las Constelaciones Familiares En Personas Adultas

IMPACTO EDUCATIVO DE LAS CONSTELACIONES FAMILIARES EN PERSONAS ADULTAS

AUTORA: Pilar Feijoo Portero. Pedagoga. Miembro didacta.
TUTOR: Adrián Marcelo Cardozo Cusi
FECHA: 24.12.2017

Pilar Feijoo Portero – 24 de diciembre de 2017 Trabajo para el acceso a miembro didacta de la Asociación Española de Constelaciones Familiares, Bert Hellinger (AEBH)

RESUMEN:

El objetivo de este trabajo es argumentar el valor educativo de las constelaciones/configuraciones familiares en personas adultas que probablemente acuden a las constelaciones con un fin predominantemente terapéutico.

En la primera parte, se presentan los conceptos fundamentales de la educación actual y de las constelaciones familiares. También se argumentan las razones por las que vemos el valor educativo de las constelaciones en la formación humana de las personas adultas.

Según los acuerdos internacionales, la educación actual ha de entenderse como un proceso a lo largo de toda la vida y debe servir para el desarrollo de la competencia de vivir, y debe ayudar a aprender a ser y a aprender a convivir. En nuestra opinión, las constelaciones nos transforman en ese sentido.

En la segunda parte, mostramos los resultados de un estudio sobre el valor educativo que 150 personas otorgan a las constelaciones familiares. La muestra abarca desde quienes tienen menos de 50 horas de experiencia hasta quienes se han formado durante más de 500 horas.

PALABRAS CLAVE:
• Constelaciones
• Educación
• Competencias
• Investigación


INTRODUCCIÓN

Las constelaciones familiares surgen en el contexto de la ayuda terapéutica de abordaje sistémico-familiar y son dadas a conocer a nivel mundial por Bert Hellinger.

Con el tiempo, el propio Hellinger y otros autores, comprobaron la utilidad de constelar en contextos no psicoterapeúticos, concretamente en educación, en medicina, en desarrollo organizacional y en intervención social entre otros.

El presente trabajo surge de una experiencia personal de la autora, que acudió a las constelaciones familiares como una terapia curativa y recibió mucho más que eso: un cambio en su visión del mundo, en sus valores y en sus actitudes hacia la humanidad, una mayor motivación para el compromiso con la vida, mayor apertura de mente hacia lo desconocido sin perder en racionalidad… Incluso el sentido de la vida se fortaleció. La pregunta es ¿Les ha ocurrido los mismo a otras personas?

Compartimos con Francisco Gómez que las constelaciones Familiares son algo más que una metodología eficaz, pues se trata también de una filosofía, de una forma de vivir, de estar, de mirar al hombre, a la vida y a la muerte; lo que nos amplía horizontes, nos enseña cómo es vivir en sintonía con lo que es y nos capacita para el eterno movimiento. (GOMEZ, F. 2015, 489)

Si las constelaciones tienen ese poder de transformar nuestras actitudes hacia la vida, a incluir en lugar de excluir, a mirar hacia adentro, a experimentar que hay algo que nos vincula con todo y que nos ayuda a fluir mejor con los acontecimientos; entonces las constelaciones son también una valiosa herramienta educativa, ya que el objetivo último de la educación es preparar para la vida.

En 1999, en un documento denominado “Proyecto sobre Competencias” elaborado en el contexto de la OCDE se decía que los sistemas educativos no son fines en sí mismos, sino medios para que quienes aprenden sean competentes para la vida. La preparación para la vida es la adquisición de capacidades para enfrentar el mundo económico y profesional, resolver problemas sociales, construir relaciones, etc. (LOPEZ HERRERÍAS. 2014, 20)

El objetivo de este trabajo es explorar es si la realización de constelaciones genera en las personas transformaciones significativas en sus competencias para la vida: transformaciones en su forma de estar en el mundo, en su capacidad para resolver problemas, en su ética, en su amor por la humanidad y en su compromiso en las relaciones con los demás.

Si así fuera, la metodología de configurar en sintonía con los órdenes del amor tendría en sí misma un poder humanizador, es decir, educativo.

Para responder a esta cuestión analizaremos las respuestas de 150 personas a un cuestionario de autoexploración del impacto educativo de las constelaciones familiares. A partir de esta exploración, podremos extraer algunas conclusiones.

Descargar Artículo Completo

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeCheck Our Feed